Resiliencia en tiempos de pandemia

Editorial
Ediciones Técnicas PAUTA, S.L.

Decía Winston Churchill que “la cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor”. Frases como esta nos pueden ayudar a encarar la situación que nos ha tocado vivir; un tiempo en el que todo el planeta se está viendo afectado por una pandemia, la del Covid-19, que está zarandeando nuestra forma de vida (y nuestra propia existencia) así como la economía mundial. Momentos terribles que han pasado a la historia por su dureza como el ‘Crack del 29’, son recordados hoy por infinidad de expertos que no dudan en señalar que esta crisis pueden ser tan dura como aquella otra que puso fin abruptamente a los felices años ’20 del siglo pasado.

En los contratiempos, sobre todo, es en donde conocemos todos nuestros recursos, para hacer uso de ellos”, apuntaba el poeta latino Horacio hace 2.000 años, una afirmación que no ha perdido ni un ápice de veracidad. El sector cementero es y debe seguir siendo un buen ejemplo. En plena crisis del coronavirus, nuestra industria ha puesto todos los medios a su alcance para seguir dando servicio a nuestra sociedad. Gracias al cemento y el hormigón producido en algunas plantas cementeras españolas, se están construyendo tres hospitales de campaña en la Comunitat Valenciana con el objetivo de reforzar la respuesta sanitaria ante el coronavirus. Además, las cementeras están a disposición de las autoridades competentes para, en el caso de ser requeridas, tratar los residuos generados por el Covid-19 en sus plantas, siguiendo los protocolos que garanticen la salud, la seguridad del medio ambiente y de las personas que trabajan y viven en el entorno de las fábricas. Y como telón de fondo, no dejan de sucederse las donaciones por parte de los grupos cementeros a los Bancos de Alimentos.

Rendirse ante la adversidad es mostrarse de su parte”, advertía Diego de Saavedra Fajardo, diplomático y escritor español que vivió entre los siglos XVI y XVII. Así, Una vez más, la industria cementera ha alzado la mano para alinearse con todas aquellas que tenían la posibilidad de ayudar en la guerra contra esta maldita pandemia. Y esto a pesar del enorme impacto que está teniendo el Covid-19 en el sector cementero y que, por desgracia, seguirá sufriendo durante muchos meses. Un varapalo compartido con otros sectores ‘hermanos’ como el de los áridos, el hormigón y el de los prefabricados, entre otros. Todos ellos han registrado un descenso abrupto en sus estadísticas de producción y consumo, lo que supone un revés a las esperanzas de recuperación que todos habíamos depositado en este año 2020. Tendremos que esperar hasta el primer o segundo semestre del año que viene para que la economía mundial recupere el pulso anterior al estallido de la pandemia, y eso en el mejor de los casos.

El escritor y político francés Montesquieu ya apuntó en su momento que “la adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra”. Para el sector cementero español, que apenas comenzaba a vislumbrar una tímida recuperación de la grave crisis de 2008, este nuevo revés económico, con un fortísimo impacto social, debería ser afrontado con todas aquellas armas que ha ido forjando para combatir el nefasto comportamiento del mercado nacional de la construcción durante prácticamente una década. Una resiliencia admirada tanto dentro como fuera de nuestras fronteras a la que se debe volver a recurrir una vez más en estos momentos convulsos. Una capacidad de adaptación que en nuestra revista técnica Cemento Hormigón conocemos muy bien y de la que nos hemos contagiado a lo largo de muchos años, sirviéndonos para seguir al pie del cañón hoy con este nuevo número que tiene el lector entre sus manos y que es fruto de un gran esfuerzo.

Nosotros no tenemos las claves para salir de este atolladero, pero sí las ganas de conseguirlo. Se nos presenta, a todos, un reto como nunca antes habíamos visto, pero juntos, como siempre, estamos seguros de que lo podremos superar. “Convierte tu muro en un peldaño”, decía el escritor austríaco Rainer María Rilke (1875-1926), otra de esas frases con mayúsculas a las que tenemos que aferrarnos y repetir como un mantra, porque, si la hacemos nuestra, conseguiremos hacerla realidad.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Otros artículos de esta revista

¿Quieres recibir los artículos completos?

Tienes la posibilidad de realizar una suscripción anual (papel y digital) y te enviaremos la revista puntualmente en formato papel a tu dirección postal y en formato PDF a tu email.

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA
Ver ejemplar de muestra
  • NOTICIAS

VER TODAS LAS NOTICIAS

AGENDA

  • 23-25 de mayo de 2023

    CONSTRUMAT 2023

VER MÁS EVENTOS

ACTUALIDAD TWITTER

👦👧Hoy recibimos en #LaFábricadeArrigorriaga a alumnos de @ArrigorriagaBHI. Además de mostrarles cómo se fabrica el #cemento, hemos compartido nuestro compromiso con la #sostenibilidad, animandoles a transladar esta filosofía a su vida diaria #PuertasAbiertas #educaciónambiental

Reunión hoy en la sede de cementos Tudela Veguín con la viceconsejera de medio ambiente y cambio climático del @GobAsturias y @UgtFicaAsturias @CCOOHabitat_AS exponiendo retos y oportunidades del sector cementero en #economiacircular #coprocesado #CO2_CERO_2050

VER MÁS TWEETS