El consumo de cemento en Cataluña cierra 2023 con un descenso del 9%

Jonathan Gil

31 enero 2024

Un mes de diciembre singularmente malo en cuanto a magnitudes del mercado ha llevado a la industria catalana del cemento a una notable contracción durante el conjunto de 2023. En el último mes del año, el consumo retrocedió un 22,6% y se quedó en 141 mil toneladas, una cifra tan baja que sólo fue peor en el mes de abril de 2020, cuando el Gobierno de España decretó el paro de las actividades empresariales y el confinamiento de la población debido al estallido de la pandemia de la Covid-19. Peor fueron aún las exportaciones, con un retroceso de casi el 50%. Por último, la reducción de un 32,5% de la producción culminó un diciembre históricamente negativo.

El encadenamiento de 9 meses consecutivos (de abril a diciembre) de caídas en el consumo de cemento ha supuesto un cierre de año con un descenso del 9% y un total de 2,13 millones de toneladas. Las exportaciones (-8,5% y 1,7 millones de toneladas) y la producción (-5,1% y 3,19 millones de toneladas) confirman la importante bajada en la actividad del sector después de 2 ejercicios de remontada post -pandemia, y lo sitúan en una coyuntura compleja.

El presidente de la patronal Ciment Català, Salvador Fernández Capo, explica que la contracción del sector en el último año debe atribuirse, sobre todo, a “la falta de inversiones en infraestructuras por parte de las Administraciones públicas, que son básicas para el mantenimiento de la calidad de vida, la sostenibilidad de la sociedad y el medio natural”. El directivo sectorial considera que “los ciudadanos están pagando un precio muy alto por esta falta de construcción y mantenimiento de los equipamientos públicos, que es patente desde hace ya unos años” y cita como ejemplos los problemas que se viven “en la movilidad, con las congestiones viarias y las incidencias ferroviarias, en la oferta de vivienda social o en los contratiempos de abastecimiento de agua a causa de la sequía, que habrían podido evitarse, al menos parcialmente, con infraestructuras previstas hace tiempo y no hechas”.

Las previsiones de la industria de cara a 2024 no son demasiado optimistas, y apuntan, desgraciadamente, por el efecto social y ambiental negativo de la falta de muchas infraestructuras, hacia un estancamiento del mercado. Por un lado, las políticas gubernamentales -más orientadas actualmente a la toma de medidas sociales- no hacen pensar en un incremento de las inversiones en infraestructuras. Por otra, el precio de las hipotecas no ayudará a estimular la construcción de viviendas. El consumo de cemento continuará, pues, en niveles bajos.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

¿Quieres recibir los artículos completos?

Tienes la posibilidad de realizar una suscripción anual (papel y digital) y te enviaremos la revista puntualmente en formato papel a tu dirección postal y en formato PDF a tu email.

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA
Ver ejemplar de muestra
  • NOTICIAS

VER TODAS LAS NOTICIAS

AGENDA

  • 19-21 de marzo de 2024

    REBUILD 2024

  • 24-27 de abril de 2024

    INTERMAT 2024

  • 25 y 26 de abril de 2024

    CONTART 2024

  • 5 y 6 de junio de 2024

    I CONGRESO DEL HORMIGÓN

VER MÁS EVENTOS

ACTUALIDAD TWITTER

VER MÁS TWEETS