La falta de obra pública y la parálisis por la incertidumbre de futuro provocan la caída del consumo de cemento en Cataluña

Jonathan Gil

28 septiembre 2022

La industria catalana del cemento afronta el reto de la continuidad de su actividad después de que las últimas estadísticas del mercado parecen confirmar que no se logrará la esperada recuperación una vez superada la pandemia del Covid-19. De hecho, durante el mes de agosto, el consumo de cemento cayó en Cataluña un 1,5% y se situó en 160 mil toneladas, una cifra menor que la de 2021 y prácticamente idéntica a la de agosto de 2020, en plena emergencia sanitaria.

La retracción de la demanda se explica, según el análisis del presidente de Ciment Català, Salvador Fernández Capo, por la mala evolución “de la inversión en obra pública y una cierta parálisis de la actividad provocada por la incertidumbre sobre el futuro y la evolución de los costes”. Para el dirigente sectorial, “el sector sufre un doble problema” en este sentido. Por un lado, “seguimos en un nivel extremadamente bajo de licitación pública per cápita si lo comparamos con la media europea”. Pero, además, “el grado de materialización de estas licitaciones de obra pública es también muy bajo. Además, la incertidumbre sobre el futuro y los costes reales puede estar incluso deteniendo obras en marcha y retrasando promociones. En la última década, cerca de un tercio de las pujas realizadas no se acabaron ejecutando”, afirma. Fernández Capo.

Esta situación no sólo perjudica al sector del cemento sino que “lesiona al conjunto de nuestra sociedad, ya que no se están construyendo las infraestructuras energéticas, ambientales, sociales y logísticas que deben hacer progresar al país y evitar su decadencia”. Esto impide aplicar soluciones a problemas como los costes de la energía, la transición ecológica, el ciclo del agua (en un momento de extrema sequía), la movilidad de los ciudadanos o la falta de equipamientos sanitarios, educativos o de usos sociales.

La caída del mercado interno no queda compensada por las ventas en los mercados exteriores: aunque en agosto han aumentado significativamente respecto del mismo mes de 2021, en el conjunto del último año caen también un 10,9%. Todo ello ha llevado a una disminución de la producción, que en agosto se redujo un 9%. En paralelo a estas magnitudes operativas, los costes de la energía que deben afrontar las fábricas catalanas de cemento siguen en máximos históricos.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Otros artículos de esta revista

¿Quieres recibir los artículos completos?

Tienes la posibilidad de realizar una suscripción anual (papel y digital) y te enviaremos la revista puntualmente en formato papel a tu dirección postal y en formato PDF a tu email.

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA
Ver ejemplar de muestra
  • NOTICIAS

VER TODAS LAS NOTICIAS

AGENDA

  • 23-25 de mayo de 2023

    CONSTRUMAT 2023

VER MÁS EVENTOS

ACTUALIDAD TWITTER

👦👧Hoy recibimos en #LaFábricadeArrigorriaga a alumnos de @ArrigorriagaBHI. Además de mostrarles cómo se fabrica el #cemento, hemos compartido nuestro compromiso con la #sostenibilidad, animandoles a transladar esta filosofía a su vida diaria #PuertasAbiertas #educaciónambiental

Reunión hoy en la sede de cementos Tudela Veguín con la viceconsejera de medio ambiente y cambio climático del @GobAsturias y @UgtFicaAsturias @CCOOHabitat_AS exponiendo retos y oportunidades del sector cementero en #economiacircular #coprocesado #CO2_CERO_2050

VER MÁS TWEETS